Los vecinos de Ponzano denuncian la degradación de la zona por el ruido y el exceso de bares

“Somos un grupo de vecinos que reivindicamos poder vivir en nuestro barrio”. Bajo esta reclamación la Plataforma vecinal de Ponzano Vecinos Sin Ruido se ha organizado para visibilizar su objetivo principal: recuperar la convivencia en esta zona del distrito. Los principales problemas que destacan se centran el dos puntos, el ruido y el exceso de bares. “En 450 metros hay 60 bares”, explica la portavoz de la Plataforma y miembro de la Asociación El Organillo, Pilar Rodríguez, lo que hace que sea “incompatible con el descanso de los vecinos”.

Al denominar su reivindicación hacen referencia a Ponzano por ser la cara más “visible”, aunque al explicar la situación extienden la dimensión de la problemática al cuadrado formado por las calles Modesto de la Fuente, Santa Engracia, Raimundo Fernández Villaverde y Martínez Campos. Para atajar su demanda proponen una regulación que implique que no se concedan más licencias de las existentes, de forma que en este espacio no se puedan abrir más bares; y los que ya hay asuman una reducción de horario. Su propuesta es que los días laborables el horario de cierre se fije a las 00 horas, mientras que los viernes y fines de semana a las 02:00 horas.

Muchos vecinos exigen mayor vigilancia policial durante las noches y denuncian la degradación de la zona, ya que en algunas vías pequeñas como la calle Vargas se han convertido en un lugar donde muchas personas acuden para hacer sus necesidades. También consideran que varias discotecas complican la convivencia con las colas que se forman en sus puertas y “aparentemente no reúnen las medidas de seguridad”, por lo que han solicitado inspecciones ante el Ayuntamiento de Madrid que todavía no se han realizado.

Esther Fernández, otra vecina y compañera de la Plataforma de Ponzano Vecinos Sin Ruido, también resalta que la proliferación de bares en los últimos años ha provocado la desaparición del negocio de proximidad: “llevo toda mi vida en el barrio y antes no tenías que salir de la calle Ponzano para buscar ninguna tienda, había de todo y ahora no hay más que bares”, comenta. Por su parte, otros muchos vecinos destacan que se trata de una zona residencial donde no quieren que los edificios se conviertan en viviendas turísticas y pretenden encontrar un equilibrio para “que sea un barrio donde la gente pueda divertirse y los vecinos podamos vivir”.

Sus próximos pasos

En este tiempo han solicitado reuniones con la Junta del Distrito, la Policía Municipal y Nacional, y con los distintos grupos municipales. Este lunes se reunirán con el concejal-presidente, Francisco Javier Ramírez, y en las próximas semanas con los partidos políticos. En estos encuentros quieren que el concejal les transmita “qué planes tiene el Gobierno Municipal para mejorar la vida de los ciudadanos de la zona”, y que los partidos políticos les confirmen “si les van a apoyar en sus reivindicaciones”.

 


  Votar:  
Resultado:3 puntos3 puntos3 puntos3 puntos3 puntos
  2 votos

Deje un comentario

Para dejar su comentario identifíquese o regístrese.