Cristina Díaz lleva el jazz en el alma

Nació en Chamberí y presentó su disco ‘Luna Azul’ en la Sala Clamores


‘Alma de Jazz’ es el proyecto musical de Cristina Díaz, cantante, compositora y bailarina, que nació en Chamberí en 1973. Desde muy pequeña empezó a sentir cómo el jazz y el blues le llegaban muy dentro, tocando las teclas de su corazón cuando su hermano mayor escuchaba este tipo de melodías.

Sin embargo, su vida iba a dar un giro radical, cuando una enfermedad de la retina, con tan solo 10 años, la hizo perder el 90% de la visión: “Nunca me he achantado por eso, siempre he tirado hacia delante. Seguí yendo al cole y a la Universidad, donde estudié Psicología”, recuerda Cristina. De hecho, ejercía esta profesión hasta que en 2015 tuvo que dejar de trabajar por su ceguera, y “fue entonces cuando decidí ser cantante de jazz, haciendo algo distinto para diferenciarme de lo que ya había”. Y la diferencia fue adaptar letras de jazz en inglés al español: había nacido ‘Alma de Jazz’.

Festivales y un disco

Los primeros acordes de su proyecto musical sonaron en noviembre de 2015, en un festival para personas discapacitadas que se celebró en Oviedo: “Fue la primera vez que actúe, junto a mi pianista Carolina Loureiro, y gustó mucho, así que me animé a componer”. Y así, nota a nota, estrofa a estrofa, escritas desde la sensibilidad, Cristina Díaz presentó su primer trabajo discográfico en noviembre de 2017, ‘Luna Azul’, en su barrio de Chamberí, en la Sala Clamores: 10 temas en español, todos compuestos por ella –‘Blues en las Venas’, ‘Aguas de Cristal’, ‘No hay Tristeza’, ‘Elixir’…, que cantan al amor, a ciudades, a la amistad y a su hija Carolina de 14 años en ‘Tesoro Oriental’… “Son letras que transmiten lo positivo de todo”.

Después, ha seguido actuando por festivales en distintas ciudades españolas, como Zamora, Bilbao y Madrid, hasta que en octubre de 2019 acudió al Festival Music Parshow en Rusia, representando a España: “Estuve 15 días allí, actuando en tres galas, en Kaluga, Kostromá y Moscú, interpretando la canción ‘Summertime’, que adapté al español, con un pianista ruso, Alexander Rizykhov. Fue una experiencia increíble”.

Y ahora, con la pandemia mundial, Cristina lleva sin actuar desde finales de 2019, así que está aprovechando el tiempo para “promocionarme en redes sociales e ir componiendo con calma, porque me apetece mucho grabar otro disco”. Mientras, acude al centro que la ONCE tiene en la calle de Prim, 3, en el límite con Chamberí, organismo al que lleva afiliada desde 1996 “y al que le debo mucho”, donde hace actividades de baile, gimnasia… también está dando clases de saxo y de claqué, siempre con el jazz sonando en su corazón.

Sus canciones pueden escucharse en su canal de YouTube, y su trabajo discográfico está en todas las plataformas musicales, donde poder descubrir que el jazz de Cristina Díaz tiene alma.

Foto: Aida Díaz Mansilla.


  Votar:  
Resultado:5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos
  1 voto

Deje un comentario

Para dejar su comentario identifíquese o regístrese.