Beatriz Jarrín: “Mientras haya ilusión, las agujas del reloj no me asustan”

Entrevista con la presentadora y colaboradora de TV y radio


Los que la conocemos, adoramos despertarnos a su lado. Es abrir los ojos y ahí está ella, con ese carisma arrollador y esa dulzura inteligente, haciendo que nuestros madrugones sean más leves y soportables. Ella es leonesa de nacimiento y leona de espíritu animal. Y cada mañana alumbra nuestros salones a través del televisor, en el programa ‘Aruseros’ de ‘La Sexta’, donde nos pone al día acerca de todo aquello que nos hemos perdido mientras dormíamos. Se llama Beatriz Jarrín y su receta para el éxito y la felicidad es tan simple como eficaz: seamos cada día la mejor versión de nosotros mismos y abracemos la diversidad olvidando nuestras diferencias.

Me cita en el Restaurante Ferretería de la calle de Atocha, 57, un templo de la gastronomía y uno de los lugares más mágicos de Madrid. El marco es incomparable, entre las antiguas cajoneras que adornan las paredes y esos maravillosos techos abovedados, que te transportan a una época lejana.

La primera pregunta es la que todo el mundo se hace cuando piensa en los periodistas que se plantan ante la cámara o los micrófonos desde que sale el sol: ¿Cómo se lleva despertarse tan temprano para estar informando? “Bueno, se lleva como se puede”, ríe. “Afortunadamente, me gusta lo que hago y lo hago siempre con pasión, lo cual facilita mucho las cosas. La pasión es como un buen chute de café por la mañana, lo cual no quita que llegue a los viernes destrozada, claro, pero mientras haya ilusión y motivación, las agujas del reloj no me asustan”.

Beatriz Jarrín lleva 20 años de recorrido profesional a sus espaldas, en una trayectoria que ha dado muchos giros y grandísimos momentos. “Empecé en una emisora local leonesa y después trabajé en Televisión Castilla y León. Lo que aprendí ahí fue impagable. Siempre digo que el mejor máster que se puede realizar es empezar en un medio pequeño, porque ahí se desarrolla un ingenio y una capacidad de resolución que no adquieres en ninguna otra parte”, recuerda. Posteriormente, hizo las maletas y llegó a Madrid de la mano de Juan Luis Alonso, quien apostó fuertemente por ella. “En Madrid presenté ‘Ohlala’ junto a Víctor Sandoval, y cuando Víctor se marchó a otro programa llegó Alonso Caparrós”. El listado de gente con la que ha trabajado es extenso, desde Javier Cárdenas o Matías Prats, pasando por Cristina Tárrega o una de las reinas indiscutibles del audiovisual patrio: Mercedes Milá. Sobre la periodista catalana solo tiene palabras positivas: “Es una periodista que se ha ganado a pulso la licencia para hacer lo que le dé la gana, porque la credibilidad se la ha ganado con profesionalidad y un inmenso amor por su profesión”.

“¿Cómo iba a ser abogada?”

Como experta periodista, Beatriz Jarrín no tarda en regalarnos un titular: “Mi padre quería que yo fuese abogada, ¿pero cómo iba a serlo, si no creo en la legislación de este país?”.

Lo que sí le vuelve loca es la moda. “Es uno de mis vicios confesables”, admite. “Mi abuela era modista y pantalonera, y de los retales que le sobraban hacía los vestidos para las barbies”, ríe. Preguntada por la moda española, Beatriz puede hablar más alto, pero no más claro: “¡Viva la moda española! Admiro enormemente a nuestros diseñadores y estoy muy molesta con el ninguneo que a veces recibe inmerecidamente. No puedo entender cómo en eventos referente, como los Goya o los Feroz, la alfombra roja no esté plagada de moda española. Que sí, que vestir un Chanel o un Versace mola mucho, pero seamos coherentes y presumamos de lo nuestro, con la cantidad de talento consagrado y jóvenes promesas con las que tenemos la inmensa suerte de contar”.

Cuando volví después de un periplo que me tuvo 10 años en el extranjero, la primera mujer periodista a la que conocí fue a Beatriz Jarrín. Y ya entonces me cautivó su energía. “Por algo me llaman Chispi”, se ríe. ¿Es posible que esté atravesando ahora el mejor momento de su vida? Beatriz no necesita detenerse a pensarlo: “Sin ninguna duda. Soy una persona muy familiar, necesito el afecto, y estar lejos de los míos en esta situación en la que vivimos, es cierto que me acaba pesando. Pero hay momentos en los que te das cuenta de que la felicidad es una cuestión de actitud y que hay que seguir creciendo y disfrutando y poniéndote metas siempre”. La pandemia también ha acarreado un cambio en su rol como periodista. “Así es, pasé de hacer entrevistas a actores o alfombras rojas, a realizar conexiones diarias desde los focos críticos de esta pandemia. Estar en la calle informando durante un momento tan histórico exige una responsabilidad y un rigor tremendos”.

Se define como disfrutona y aventurera. No vería con malos ojos participar en Eurovisión (como presentadora, porque como cantante no se pronostica un gran futuro). Tampoco le haría ascos a dar las campanadas algún año. Los realities no le tientan, aunque ‘Tu cara me suena’ lo haría encantada. Beatriz Jarrín, periodista ecléctica y maravillosa, una invitada que tiene sus mejores armas en la sonrisa y el intelecto. Tuyas son hoy las últimas palabras: “Estamos transitando momentos muy complejos, la pandemia nos está afectando mucho, pero si estamos vivos tenemos el mayor de los regalos: la vida. Intentemos vivir cada día siendo la mejor versión de nosotros mismos, dejemos de lado si somos mujeres, hombres, trans, de izquierdas, de derechas, religiosos o ateos. Empecemos a entender que somos seres humanos que deseamos lo mismo: una vida digna, basada en la salud, el respeto y en tener oportunidades. Cuando entendamos esto, conseguiremos darnos la mano de verdad, caminar juntos y ser el gran motor que vamos a llegar a ser”.

Foto: Winaxfotógrafo.


  Votar:  
Resultado:2 puntos2 puntos2 puntos2 puntos2 puntos
  1 voto

Deje un comentario

Para dejar su comentario identifíquese o regístrese.