Los colegios de Chamberí, ante la pandemia: así han evitado la propagación del virus

En febrero había 1.311 aulas confinadas en toda la región, un 2% del total


El pasado 10 de febrero había 1.311 aulas confinadas por la covid-19 en la Comunidad de Madrid, y 30.365 alumnos en cuarentena, según los datos ofrecidos por el Gobierno regional. Las cifras representaban el 2,01% de las más de 600.000 clases madrileñas y el 2,25% del total de estudiantes, y suponían el punto más alto en la incidencia del virus en el ámbito escolar, que había repuntado con fuerza tras las vacaciones escolares y el temporal ‘Filomena’, a rebufo de la tercera ola. La previsión, no obstante, es que, desde entonces, tanto los contagios como las aulas confinadas comenzaran a amainar, en sintonía con el descenso de la curva, y reforzado por el comienzo de la vacunación al personal docente, iniciado hace unas semanas.

Pese a este incremento en el primer mes de clase del año, los bajos porcentajes de aulas confinadas, y el casi nulo cierre de centros escolares desde el pasado septiembre, indican que las autoridades acertaron al apostar por el regreso a las aulas en este curso, tras el confinamiento de marzo de 2020.

No obstante, la decisión supuso toda una prueba de fuego para los centros educativos de toda España, que se vieron obligados contrarreloj a adaptar sus instalaciones y rutinas a los protocolos de prevención del virus para convertir las aulas en espacios seguros, tanto para los alumnos como para los profesores y empleados del ámbito educativo, sin que se viera mermado el aprendizaje de los alumnos.

Adaptación al nuevo protocolo

Hemos preguntado a los colegios públicos y concertados del distrito, así como a institutos y escuelas infantiles, cómo se han adaptado a las consecuencias de la covid-19, y qué medidas han puesto en marcha, tanto para la seguridad como para la enseñanza.

Herbert Vermoet, director del Colegio El Porvenir (Bravo Murillo, 85) comenta que “por suerte, la enseñanza online ya estaba bien implantada en nuestro centro, donde los alumnos usan iPads a partir de 4º de Primaria”. Así, tanto en abril del año pasado como al inicio de este curso se han repartido tablets, para aquellas familias que carecían de medios tecnológicos suficientes en sus domicilios.

En cuanto a las medidas de prevención, “todo el centro se ha adaptado a la pandemia: acondicionamos nuevas aulas, reforzamos la red de wifi en todos los edificios, instalamos medidores de CO2 y purificadores de aire, hicimos una planificación de entradas y salidas seguras, con nuevos espacios para recreos en grupos burbuja, además de mascarillas FPP2 y pruebas de antígenos para todo el personal”, añade Vermoet.

Por su parte, el Colegio María Inmaculada Ríos Rosas (Ríos Rosas, 35) ha optado por “adoptar el sistema de semipresencialidad, excepto para 1º y 2º de la ESO, adaptándonos según las normas de seguridad de la Comunidad de Madrid, con entradas y salidas escalonadas para evitar aglomeraciones en pasillos y puertas”, explican desde el equipo directivo del centro, que cuenta además con un “equipo covid, formado por un coordinador sanitario y varios coordinadores de apoyo, para cubrir todo el horario escolar”.

A la hora de impartir las materias, el profesorado “alterna clases online para los alumnos que están en casa, con tareas y trabajo de estudio, según el curso y las posibilidades de conexión que tengan, para ayudarles a estar conectados con sus profesores el mayor tiempo posible”. Desde el centro se asegura que en estos meses de pandemia, tanto alumnos como profesores “están haciendo un excelente trabajo y son un ejemplo de responsabilidad, lo que ha favorecido que los contagios en el colegio hayan sido nulos y que los casos sean muy contenidos y aislados”.

Concienciación de familias y alumnos

El director adjunto del Colegio Internacional G. Nicoli (Eduardo Dato, 4), Ignacio de los Reyes, señala que el centro ha seguido “todas las instrucciones e indicaciones higiénico-sanitarias propuestas desde la Comunidad de Madrid”, lo que ha asegurado la continuidad docente. Además, destaca que “la concienciación de las familias y del alumnado está siendo fundamental”.

A nivel académico, el colegio cuenta con “un plan global de docencia online cuando esta es necesaria –a través de Google Sites y Google Classroom–, videoconferencias en todas las etapas... Nuestros alumnos de Secundaria utilizan el Chromebook diariamente, y en el resto de etapas hemos fortalecido la formación a profesores en herramientas digitales”.

Isabel Mª Martín, miembro del equipo directivo del Colegio María Inmaculada. Hijas de la Caridad (Fernández de la Hoz, 25), explica que “el centro ha elaborado un protocolo siguiendo las directrices de las autoridades educativas y sanitarias. Así, además de la señalización y circuitos dentro del centro, se han habilitado diferentes zonas de acceso para evitar aglomeraciones, se han organizado los recreos en diferentes franjas horarias y acotado las zonas para cada grupo”. El colegio también ha realizado “desdobles” en los grupos más numerosos, “para garantizar las medidas de distancia social, manteniendo estos con menos de 20 alumnos en la mayoría de los casos”. Por último, se ha dotado de “todos los medios para continuar con las clases online, en caso de necesidad”.

Desde el Colegio Nuestra Señora del Buen Consejo, (Juan Montalvo, 30), su director, Jesús Sedano, explica que el centro “ha elaborado un Plan de Acogida para facilitar la incorporación de los alumnos a la actividad lectiva presencial, ha diseñado un Plan Covid-19, nombrado Coordinador Covid-19, y ha creado una comisión para proporcionar seguridad a toda la comunidad educativa”.

Además, y “para que la actividad lectiva sea presencial en su totalidad en Infantil, Primaria y 1º y 2º de la ESO, se ha creado un grupo adicional, y en Bachillerato los alumnos han sido ubicados en aulas grandes, mientras que los alumnos de 3º y 4º de la ESO realizan su actividad lectiva en la modalidad semipresencial”, detalla Sedano, que asegura que este centro agustino está preparado para prestar a sus alumnos “la actividad educativa de forma telemática, en caso de suspensión de la actividad lectiva presencial”.

Mayores y pequeños

Institutos y escuelas infantiles también han tenido que ajustar sus rutinas para llevar a cabo su labor diaria. De hecho, los usuarios de estas últimas fueron los primeros en regresar a las aulas, tras el confinamiento de la primera ola, pues la Comunidad de Madrid decidió abrir sus escuelas infantiles ya en julio.

Covadonga Cosmen, fundadora y mentora de la Escuela Infantil Grace Montessori School (Santander, 3), enumera algunas de las medidas tomadas por su centro: “Aislar la recepción del resto del centro, y que todo el mundo pase control de temperatura, lavado de manos –instalamos un lavamanos en recepción–, cubrezapatos y equipos BIOW –un sistema profesional de protección contra bacterias y virus–, además de contar con una empresa de prevención de riesgos laborales, para que nos evalúe respecto a las medidas tomadas y ver cómo podemos mejorar”.

En el caso de los institutos, hemos recabado el testimonio de Carmelo Rubio, director del IES San Isidoro de Sevilla (Plaza del Marqués de Comillas, 1), quien advierte de que “los centros educativos son espacios seguros, y como tales creemos que no han surgido casos de contagios en este ámbito. Los pocos casos comunicados parecen provenir de entornos externos y no se ha producido ningún brote ni confinamiento de grupos”.

No obstante, señala: “Tenemos un plan de contingencia muy desarrollado, que se va actualizando continuamente, y contamos con una ratio de alumnos y unas dimensiones de los espacios del centro, que nos han permitido incrementar la presencialidad del alumnado en todos los niveles y etapas”.


  Votar:  
Resultado:0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos
  0 votos

Deje un comentario

Para dejar su comentario identifíquese o regístrese.