El estigma de las infecciones de transmisión sexual

El 1 de diciembre se celebró el Día Mundial de la Lucha frente al Sida. En la Comunidad de Madrid, cada año se diagnostican más de 1.000 casos nuevos y la prevención del VIH continúa siendo una prioridad para la salud pública y el sistema sanitario.

Pero no solo el VIH, las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) constituyen, a día de hoy, un importante problema, que en muchas ocasiones pasa inadvertido debido a múltiples factores: estigma, desconocimiento, ausencia de campañas sanitarias específicamente destinadas a tal efecto… Así, y según datos del Centro Nacional de Epidemiología, en el año 2019 se duplicaron los casos dentro del grupo poblacional de 15 a 19 años. El desarrollo de nuevas formas de interacción social entre las personas (destacando el uso de aplicaciones móviles), la aparición de tratamientos cada vez más efectivos para las infecciones de transmisión sexual predominantes (lejos quedan los años en los que algunas de ellas ponían seriamente en juego la vida de quienes las padecían) y la mayor libertad con la que las personas viven su sexualidad desde edades tempranas, pueden citarse como factores decisivos a la hora de hablar de estas infecciones como un problema habitual y de importancia, aunque asimismo fácilmente evitable.

A día de hoy existen métodos barrera que garantizan la protección ante las ITS con una altísima eficacia (físicos, farmacológicos…) y que, sin embargo, quedan con demasiada frecuencia en un segundo plano para la población más joven, ante la falta de promoción para la salud sexual que se lleva a cabo desde las instituciones. Por ejemplo: ¿sabías que la sífilis, esa enfermedad que puede sonar tan antigua, es una de las más diagnosticadas hoy en día? ¿Sabías que existe un tipo de medicación que evita contraer el VIH en más de un 99 % de los casos? ¿Qué es el chemsex?

Hablar abiertamente sobre la salud sexual facilita poder disfrutar de una sexualidad sana y libre de riesgos, derribando estigmas, así como fomentando el conocimiento de los aspectos afectivo-sexuales que más atañen a la población en general (especialmente a los grupos de edad más jóvenes). Además, es fundamental dar visibilidad a los recursos de los que disponemos actualmente en la Sanidad pública, desde centros sanitarios especializados en infecciones de transmisión sexual (Centro Sanitario Sandoval), hasta programas de atención a pacientes con problemas de adicción (drogodependencias, chemsex-consumir drogas para facilitar o intensificar la actividad sexual), entre otros.

Desde la Atención Primaria animamos a todo aquel que tenga dudas al respecto a consultarlas con su médico de familia en el centro de salud, dejando los prejuicios y los estigmas fuera de la consulta, para así alcanzar un bienestar afectivo-sexual pleno. La información es poder.

Juan Llorente Miñano
MiR3 de Medicina Familiar y Comunitaria

  Votar:  
Resultado:5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos
  1 voto

Deje un comentario

Para dejar su comentario identifíquese o regístrese.