Velintonia sale a subasta rodeada de polémica

La casa del poeta Vicente Aleixandre, ubicada en la calle Velintonia, 3, saldrá a subasta por 4,6 millones de euros. Estaba previsto que el proceso comenzara entre hoy, viernes, y la próxima semana, por lo que desde el momento en el que se publique en el BOE, los siguientes 20 días decidirán el futuro de este espacio. Esta noticia llega después de que el inmueble haya sido recientemente declarado Bien de Interés Patrimonial (BIP), una protección por la que la Comunidad de Madrid permite que sea vendido, pero no demolido.

En este escenario, la Asociación de Amigos de Vicente Aleixandre (AAVA) lanzó una campaña por redes sociales hace unas semanas con el fin de que dicha subasta quede desierta. “Apelamos a la responsabilidad de todos los españoles, de todos los ciudadanos amantes de nuestro patrimonio histórico y cultural, para que nadie puje en la ignominiosa subasta pública de Velintonia”, escribieron en su cuenta de Twitter con un objetivo, según declaran, “simbólico”.

En una conversación con Chamberí 30 días, el presidente de la organización, Alejandro Sanz, explica que su objetivo es “visibilizar que “el patrimonio histórico y cultural está por encima de cualquier obscena especulación” y, también, que “las administraciones públicas tienen la responsabilidad de preservarlo”. Así, en su opinión el Ministerio de Cultura es quien “tiene que tomar las riendas” y, una vez finalice la subasta, “hacer una oferta razonable a los herederos”, de forma que este organismo adquiera la propiedad y “la transforme en lo que siempre ha sido, la casa de la poesía”.

En la actualidad, este inmueble compuesto por cerca de 600 metros y tres alturas, pertenece a dos grupos de herederos. Por una parte, su sobrina segunda posee el 60% de la propiedad, así como el derecho de copyright de la obra del poeta; mientras que, el 40% restante, está dividido a partes iguales entre los Usera Estirado, cuatro nietos de una prima materna de Aleixandre. Y sus posiciones están enfrentadas, ya que estos últimos “sí están a favor de la subasta”, comenta.

En este contexto, uno de los problemas que sostiene Sanz es la protección de Velintonia, puesto que según alega debería haber sido declara Bien de Interés Cultural (BIC) y no BIP. De este modo, con dicha categoría no se preserva la casa, ya que ahora solo se conservan algunas estancias seleccionadas de forma “aleatoria” y “caprichosa”. Según detalla el presidente, las tres alturas que componen el terreno están distribuidas de la siguiente forma. En la planta de la calle, donde vivía el Premio Nobel, se encuentra la biblioteca, el salón comedor, los baños y el dormitorio de Conchita. En la primera planta, cuyo acceso es independiente y se entra por el número 5 de Velintonia, hay otro salón y unos dormitorios, donde también estuvo viviendo una época la también poeta Carmen Conde. En último lugar, el sótano, es la zona donde en su día estaban las estancias del servicio.

Con la declaración BIP de este espacio se deben conservar las salas de lectura, que según piensa la AAVA hacen referencia a la biblioteca, el salón comedor de la planta que se encuentra a la altura de la calle y el salón de la primera planta. Por ello, Sanz considera que también deberían haberse preservado otras habitaciones como el dormitorio del poeta, ya que es el lugar “en el que concibió la mayor parte de su obra”. Y, ahora, “se puede destruir perfectamente”. Además, también añade otra curiosidad: “Siempre se habla de que Lorca tocaba el piano de la madre de Vicente en la casa. Este piano estaba en lo que actualmente es la cocina y, esta, también la pueden destruir”.

Tal y como señala, su trabajo pasa por “salvar un edificio y lo que representa”. Con lo cual, esta decisión “da muchas posibilidades para transformar la casa en un restaurante, en la vivienda de un particular, en un geriátrico o en cualquier otra cosa que no tiene nada que ver con la cultura”. Así, razona la importancia de que este lugar cuente con la categoría de protección BIC y culpa al Gobierno de la Comunidad de Madrid de haber “ocultado” un informe de 2008 en el que se aseguraba que Velintonia reunía “las condiciones para ser declarada Bien de Interés Cultural” y haber encargado otros “informes a la carta”.

Reunión de administraciones

El próximo 4 de julio, el Ministerio de Cultura se reunirá con el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad en un encuentro donde el objetivo será llegar a un acuerdo sobre el legado de Vicente Alexiandre. Sin embargo, las posturas de cada unas de las administraciones no concuerdan. El titular de Cultura, Miquel Iceta, ha indicado que su intención es “poder decir que el día 4 ya habrá acuerdo” y espera que de esa reunión surja una respuesta que satisfaga “la legítima pretensión de tener una Casa de la Poesía y que uno de los cuatro mejores premios nobeles españoles de literatura tenga el reconocimiento institucional y el cuidado de su legado que merece”.

La Comunidad de Madrid considera que va a la reunión “con los deberes hechos”, debido a que ya ha declarado Bien de Interés Patrimonial la residencia del Premio Nobel de literatura y también ha iniciado el procedimiento para designar Bien de Interés Cultural el archivo personal del poeta. Por su parte, fuentes de la Consejería de Cultura han explicado a Efe que, en su caso, el Gobierno regional acude a la reunión “con afán de colaboración, de escuchar” las diferentes propuestas, aunque también han señalado que la Comunidad de Madrid ya cuenta con una Casa de la Poesía: la Fundación Centro de Poesía José de Hierro de Getafe.


  Votar:  
Resultado:5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos
  2 votos

Deje un comentario

Para dejar su comentario identifíquese o regístrese.