Calma y responsabilidad

El pasado 9 de marzo, el ministro de Sanidad anunciaba el cambio de escenario, de contención a contención reforzada, en relación con la lucha frente al coronavirus. Simultáneamente, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, compadecía para decretar el cierre de todas las guarderías, colegios y universidades de la región durante al menos 15 días, aconsejando además a las empresas facilitar el teletrabajo y la flexibilidad horaria. Un día antes, el Ayuntamiento de Madrid había ordenado el cierre de todos los centros de ocio de mayores de la ciudad durante un mes.

Las medidas, pues, se han sucedido vertiginosamente en una de las regiones españolas con mayor incidencia del Covid-19, donde el número de fallecidos suma ya varias decenas, y el de contagiados se cuenta por centenares. Estamos ante un panorama inédito ante el que actuar sin pánico pero con precaución, y siguiendo las directrices de los expertos.

Chamberí es el distrito más envejecido de los 21 que conforman la capital, lo que nos sitúa como foco en cuanto a potenciales pacientes de riesgo, ya que se ha comprobado que el virus causa una mayor incidencia en personas mayores y con complicaciones respiratorias. Aproximadamente, uno de cada cuatro chamberileros es mayor de 65 años, y el distrito lidera también la estadística de residentes con más de 80 años.

Por ello, la principal responsabilidad que tenemos los vecinos es cumplir con las recomendaciones que marcan las autoridades. La ciudadanía debe entender que el cumplimiento de esas recomendaciones facilitará, no ya que el contagio frene o deje de extenderse en el territorio, sino, en primer lugar, que no se ponga en riesgo a los más cercanos, familiares y entorno. Desde ‘Chamberí 30 Días’ estamos convencidos de que el distrito estará a la altura.

Cambiando de tema, este mes traemos a nuestras páginas dos cuestiones que se sitúan en el centro de la polémica en el distrito. Por un lado, las protestas vecinales por los abusos en el ocio nocturno de la zona en torno a la calle de Ponzano, y que han derivado en la puesta en marcha de una plataforma para defender el derecho al descanso y la convivencia en un ámbito que el Ayuntamiento no ha sabido hasta ahora como atajar. Y, por otro, las contradicciones que han aflorado entre el PP de Chamberí y el equipo de Gobierno municipal en el proyecto de Valle de Súchil. Tras reunirse con los vecinos, el primero ha explicado en unos pasquines que propondrá que la Plaza se quede como está, frente al plan que pretendía ampliar las zonas verdes para recuperar “los valores paisajísticos e históricos de un jardín hoy no suficientemente puesto en valor”, como indicó el propio Ayuntamiento. Habrá que ver en qué queda el tira y afloja, y cómo puede afectar estas alegaciones al proyecto para implantar un nuevo equipamiento en Cea Bermúdez. Que, no lo olvidemos, iba vinculado a aquel mediante una permuta de calificaciones.


  Votar:  
Resultado:0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos
  0 votos

Deje un comentario

Para dejar su comentario identifíquese o regístrese.