Rocío Madrid: “El teatro es infalible para desconectar y pasar unas risas”

La actriz malagueña estrena ‘Lo nuestro estaba cantado’ en el Teatro Amaya


Risas, risas y más risas es lo que nos espera en la comedia musical ‘Lo nuestro estaba cantado’. Su coprotagonista, Rocío Madrid, nos da las claves por las que tenemos que ir a ver esta obra, que ya puede verse en el Teatro Amaya, una sala en la que la malagueña se “moría de ganas” por actuar. Ante el incierto panorama que estamos atravesando, esta obra promete ser una manera infalible de desconectar y descubrir, a través del humor, las aventuras y desventuras de la vida en pareja.

Los espectadores descubren durante la representación que sobre el amor no se puede reflexionar: el amor se siente, se vive y se canta. ¿Qué nos vamos a encontrar en esta comedia musical?

De base, diversión y risas, que empiezan desde el minuto 1 y van in crescendo hasta al final, que es como un delirio, una locura. Lo bonito que nos hemos encontrado trabajando esta función es que es una comedia en la que hay mucha lectura entre líneas sobre la pareja y, sobre todo, sobre aquellas que llevan mucho tiempo juntas. Hay muchas reflexiones que nos encantaría decir y que no lo hacemos por miedo, porque no está políticamente bien visto o porque socialmente no es correcto.

Queremos hacer reflexionar a la gente que viene a vernos que, si hubiera más comunicación y fuéramos lo suficientemente valientes para tratar a nuestra pareja como si también fuera nuestro mejor amigo, quizá no habría tanta infidelidad, tanta frustración y tanto fracaso emocional. Al final nos lo vamos comiendo y vamos haciendo un poso que nos pasa factura y termina explotando, siendo el motivo de muchas separaciones y rupturas. Esta comedia es maravillosa, porque la gente se ríe mucho, pero cuando sale del teatro deja mucho tema de conversación.

Los personajes Joel y Daniela reflexionan sobre su vida en pareja, narrando los pensamientos y las emociones que surgen en las relaciones. ¿Qué temas se tratan en la obra?

La historia arranca con ellos saliendo de la sala del juzgado donde acaban de discutir el divorcio con el juez. Salen de los pelos, matándose vivos, y hay frustración porque entre ellos el amor nunca ha desaparecido, ellos se quieren y se gustan, pero hay tanto acumulado, producto de la no comunicación en la pareja. La frustración se trata en la obra de una manera muy cómica y sobre todo muy real, utilizando un lenguaje muy cotidiano. Es una función donde la gente se va a sentir muy identificada con nosotros.

¿Cómo has desarrollado el proceso de preparación de tu personaje?

Ha sido un proceso maravilloso, porque he tenido la suerte de estar dirigida por Miguel Molina, que aparte de amigo es un ser lleno de luz y con muchísima experiencia en teatro. Cuando él cogió el texto tenía clarísimo por dónde quería tirar y en su cabeza los personajes estaban nítidos. Trabajar con una persona que lo tiene tan claro es maravilloso, porque te lleva al punto exacto en el que quiere que estés, pero también es una negociación, porque tú como intérprete tienes tu visión del personaje que a veces tampoco cuadra con la del director. Ahí tenemos que llegar a un acuerdo y al final es maravilloso, porque cada uno aporta lo suyo.

Con respecto a los números hemos tenido que hacer fondo, porque somos solamente dos personas defendiendo un musical que dura una hora y cuarto sin parar. Coreografía, tras coreografía, tras canción que empalmas con texto… al final tienes que desarrollar un poco de fondo físico, para poder terminar con un poquito de aliento. He de decir que ya llevo unas cuantas funciones a mis espaldas, pero este musical es el que más satisfacciones me está proporcionando desde que empecé.

Coprotagonizas la comedia con Víctor Massán, ¿cómo es trabajar con él?

Víctor es uno de mis mejores amigos desde que hace cinco años tuve la suerte de conocerlo en ‘The Hole 2’. Es de estas personas que conoces, conectas, te hacen mejor y con las que te quedas ya para los restos. Cuando surgió este proyecto Miguel tuvo claro que era para Víctor y para mí, y es maravilloso, porque tenemos la confianza de decirnos las cosas cuando nos gustan y cuando no, y también lo que creemos que podemos mejorar. Nos ayudamos mucho, nos apoyamos y nos aportamos mucha tranquilidad en el escenario.

Esta obra supone la primera vez que vuelves al escenario, desde que comenzó el confinamiento el año pasado. ¿Cómo te sientes con esta nueva situación?

Si te digo la verdad hasta que no me vi el día 5 encima del escenario con el teatro lleno y dijeron acción, entramos, no me lo creí. Estamos siempre con un paso adelante y otro atrás, por ahora con bastante miedo, porque está todo muy inestable. Así vivimos al día a día, pero nosotros con el teatro y cualquier empresario con su negocio. Estamos todos igual.

¿Por qué la gente tiene que seguir yendo al teatro sin miedo?

A día de hoy no ha habido un brote en ni una sala de teatro de este país. Si a algún sector se le ha apretado a nivel de seguridad es al teatro: hay muchísima distancia de seguridad, se han modificado todos los filtros del aire acondicionado y los actores nos hacemos PCR diarias. Creo que es la manera infalible de desconectar un ratito, pasar unas risas y olvidarnos, aunque sea un momento, de todo lo difícil de esta situación.



  Votar:  
Resultado:5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos
  3 votos

Deje un comentario

Para dejar su comentario identifíquese o regístrese.