El Ayuntamiento protege la estructura de las Torres Colón, pero no el volumen ni la forma

El edificio afrontará en breve una reforma ya proyectada por Mutua Madrileña, propietaria del inmueble


Se confirma que el “enchufe” de las Torres Colón tiene los días contados. La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado modificar el Plan General de Ordenación Urbana para incluir la emblemática obra de Antonio Lamela en el Catálogo General de Edificios Protegidos, si bien el ejecutivo municipal valora únicamente su estructura “colgada” y sólo protegerá la cabeza, los tirantes y el fuste central de ambas torres. Tanto el volumen, como la forma o los materiales quedan fuera de esta protección parcial, por lo que podrían ser modificados en la reforma que ya hace unos meses presentó Mutua Madrileña, propietaria del inmueble.

La decisión del Área de Desarrollo Urbano que elevará las torres a un nivel 3 de protección, grado parcial, considera que el valor constructivo digno de protección reside en la estructura ‘colgada’ o ‘suspendida’ de las Torres, y que se representa físicamente en la cabeza, los tirantes y el fuste o núcleo central de ambas construcciones. Esos serán pues los elementos arquitectónicos que se deberán mantener y restaurar obligatoriamente en las obras de rehabilitación futura.

La forma, el volumen o los materiales del edificio no quedarán pues protegidos, al no afectar a la estructura de un edificio que, en cualquier caso, no ha sido catalogado ni como Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de Monumento ni como Bien de Interés Patrimonial (BIP) por la Comunidad de Madrid.

El Ayuntamiento explica que ha tomado esta decisión siguiendo las directrices del ejecutivo regional, y tras mantener reuniones con las partes implicadas y considerar las revisiones que la Comisión para la Protección del Patrimonio y Natural (CPPHAN) y la Comisión Local de Patrimonio Histórico (CLPH) han realizado sobre el edificio. El acuerdo deberá someterse ahora a información pública por el plazo de dos meses.

La modificación puntual también cambia el plano de ordenación y ajusta la alineación oficial de la parcela a la edificación existente.

Manos libres para la reforma

El pasado mes de diciembre, Mutua Madrileña presentó la reforma de las Torres Colón, cuya finalización está prevista para 2022 y que pretende convertir el inmueble en un edificio de oficinas de consumo casi nulo.

Las obras, que cuentan con una inversión de 65 millones de euros, cambiarán la imagen de las torres, eliminando el remate art decó de la azotea y la escalera entre ambas torres, que se unirán a través de un nuevo cuerpo en la cara norte, y se reubicarán las dos plantas inferiores en la parte superior del edificio.

Durante la presentación, el arquitecto encargado de la reforma, Luis Vidal, anunció que los trabajos respetarían la estructura como principal característica del edificio, en línea con lo ahora aprobado por el Consistorio.

Sin embargo, el proyecto de reforma levantó las críticas de la Asociación de Defensa de las Torres Colón y de Carlos Lamela, hijo del autor del edificio, que lo consideraban un plan “meramente especulativo” e incompatible con la protección del edificio, y que “desfigura por completo” la obra original.



  Votar:  
Resultado:5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos
  1 voto

Deje un comentario

Para dejar su comentario identifíquese o regístrese.