Cines, fútbol y ‘Calaveras’: recuerdos de un chamberilero orgulloso

Este vecino habló del barrio en el Centro de Mayores Santa Engracia


Tomás Rey llegó el pasado mes de abril al Centro de Mayores de Santa Engracia y allí, durante dos horas, resumió a una audiencia de más de 30 vecinos cómo era el Chamberí de su infancia y adolescencia. “Yo quería plasmar cómo era el barrio que conocí, las tiendas y unas calles donde todos nos conocíamos, aunque eso ya se ha acabado”, explica este chamberilero, tan orgulloso que firma sus correos con este colofón: “Donde nací sigo viviendo”.

“Justo al lado del centro de mayores había un edificio del Ayuntamiento al que llevaban los objetos perdidos”, dice Tomás, arrancando su inagotable memoria. “Nací en 1948, y he vivido entre Cardenal Cisneros y Álvarez de Castro. Había una fábrica de jabones, y también la serrería de Jesús Gimeno. Entonces todo eran casitas bajas, y jugábamos con una pelota de trapo y papel”. Rey estudió primero en un colegio en Álvarez de Castro, y luego en el Pintor Sorolla, en lo que antes había sido la Institución Libre de Enseñanza, hoy Fundación Giner de los Ríos.

De la calle de su infancia recuerda también la Vaquería Paquita, la frutería de Julia –hoy un pub– y, más arriba, el Cine Voy, “al que en los años 60 venían los americanos para ver las películas en inglés, y todos nos quedábamos mirándolos”. Tomás es capaz de enumerar todos los cines que hubo en el barrio: “El Chamberí, en Iglesia, el Chueca, el Proyecciones, el Paz, el Cartago, el Magallanes, los Roxys, el Fuencarral, el Bilbao, el Quevedo, que tenía el patio de butacas más grande de Madrid, el Apolo, el Vallehermoso, que era el más antiguo, La Flor…”.

Este chamberilero lleva 53 años casado con su mujer y tienen tres hijos que estudiaron en el Colegio Rufino Blanco. Es agente comercial desde 1973, y el año pasado el gremio le rindió un homenaje por su medio siglo en la profesión, aunque sigue activo: “Mi vida ha sido una vida de trabajo”, advierte, “pero lo que cuento lo sé porque lo he vivido, lo he pateado, no lo he leído en ningún sitio”.

También recuerda la fábrica de mármol de Cea Bermúdez, y sus partidos en el Campo de las Calaveras, “donde ahora está el polideportivo de Vallehermoso. He jugado allí, y también en el Cerro del Pimiento, y en el Campo de las Cometas, enfrente de la Guardia Civil, donde hoy está el Parque de las Naciones, que yo vi construir”.

Luego, más al norte, el Estadio Metropolitano: “Allí íbamos a ver al Atleti, desde el cerro que había donde el Colegio del Buen Suceso. Más allá todo era tierra, y también estaban los campos de la federación de fútbol”, añade.

Últimamente, este inquieto vecino se afana en encontrar algún documento del “impresionante” edificio de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad que había en Eloy Gonzalo, 10, “que era idéntico al de La Casa Encendida”. Estaba enfrente del Instituto Homeopático, “donde me veían la vista con 12 años, pero fue derribado en los años 70, y no consigo encontrar ninguna foto”, lamenta, antes de seguir recordando negocios y calles.

  Votar:  
Resultado:4,2 puntos4,2 puntos4,2 puntos4,2 puntos4,2 puntos
  4 votos

1 comentarios

  1. Mario Álvarez | 12/05/2024 10:27h. Avisar al moderador
    He encontrado un blog donde se muestra una foto del edificio derribado en Eloy Gonzalo 10: https://laplazadeolavide.blogspot.com/2011/11/edificio-derribado-en-eloy-gonzalo-10.html Un saludo   

Deje un comentario

Para dejar su comentario identifíquese o regístrese.