Los deberes para 2021en Chamberí: de la piscina de Cea Bermúdez al Tercer Depósito

Reformas, mejoras en la limpieza, ruidos, reactivación comercial…


La irrupción desatada de la covid-19 en marzo de 2020 retrasó muchas de las actuaciones previstas en la ciudad, priorizando la batalla contra la pandemia. En nuestro distrito, algunos proyectos vieron frenado su ritmo por este motivo, si bien las tareas más urgentes para Chamberí no se pospusieron tanto por la crisis sanitaria como por otros motivos burocráticos, judiciales o, simplemente, por imprevistos. Este fue el caso del hallazgo de unos depósitos de combustible en las obras de la futura piscina del Parque Móvil, cuyos trabajos se retrasaron varios meses y, con ellos, la fecha de finalización de este anhelado equipamiento.

Ahora que arranca el nuevo año, Chamberí 30 días ha trazado nueve “deberes” que el distrito deberá agilizar, si no concluir, en los próximos 12 meses: desde proyectos privados como las futuras Torres Colón, hasta actuaciones que dependen de resoluciones judiciales –el Frontón Beti Jai o las cocheras de Cuatro Caminos–, pasando por reformas dependientes de la rapidez en su tramitación, como el parque del Tercer Depósito, o problemas enquistados que aguardan una solución que nunca llega, como es el caso de la limpieza de las calles o las molestias vecinales provocadas por el ocio hostelero. Estos son los nueve “deberes” que se deberían solventar en Chamberí durante los próximos 12 meses.

1. ¿Obras en el Tercer Depósito del Canal?

Han pasado casi dos años desde que la Comunidad de Madrid anunció a bombo y platillo la reforma de las instalaciones del Tercer Depósito del Canal de Isabel II, para convertirlo en “el parque que quieren los vecinos”. Se preveía la licitación para unos meses después, pero la burocracia, aliada con la desidia, retrasaron el trámite hasta el pasado verano, cuando el Ayuntamiento otorgó la licencia para la actuación. El propio Canal de Isabel II aseguró entonces que tanto la adjudicación como el inicio de las obras se llevarían a cabo de inmediato, lo que finalmente no sucedió.

El proyecto cuenta con un presupuesto de licitación de 15,4 millones de euros, y prevé recuperar los 48.000 metros cuadrados que ocupaba el campo de prácticas de golf, desmontado en 2018. Las zonas verdes ocuparán casi la mitad del parque, y se plantarán más de 1.000 nuevos árboles; las zonas deportivas duplicarán su espacio actual, hasta los 24.000 m2, mientras los espacios lúdicos y culturales dispondrán de casi 20.000 m2, entre otras esperadas mejoras. En cualquier caso, será imposible que las obras –con una duración prevista de 24 meses– concluyan en este ejercicio, pero que arranquen ya será un paso, tras más de una década de espera vecinal.

2. Beti Jai: esperado al juez

Aunque tampoco verá la luz en este 2021, otra tarea que deberá afrontar el Ayuntamiento de Madrid en este ejercicio será la reactivación del proyecto de reforma del Frontón Beti Jai, cuya primera fase de obras terminó hace cerca de dos años y que en la actualidad se encuentra sin Plan Especial, anulado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid en 2018, y en “situación de espera”, aguardando la resolución de un recurso judicial para concluir la redacción del proyecto.

Desde el Consistorio se ha señalado que el histórico recinto no abrirá hasta al menos dentro de tres años, y que se precisarán entre 7 y 11 millones para rematar su reforma integral. Dicha cantidad podría ser sufragada por una entidad privada a cambio de su explotación, que en cualquier caso deberá mantener el aspecto deportivo como prioritario en las instalaciones.

A la espera de que se formalice el nuevo Plan Especial, el presupuesto municipal de 2021 reserva únicamente 20.000 euros de las inversiones territorializadas de Chamberí para la rehabilitación del frontón.

3. Luz al final de la piscina de Cea Bermúdez

El Ayuntamiento de Madrid destinará en este ejercicio 4,79 millones de euros a la construcción de la piscina cubierta de Cea Bermúdez, lo que supone casi el 80% de las inversiones municipales de este año en el distrito. Con ello se pretende dar el empujón definitivo a otro de los proyectos enquistado en el barrio, al que la burocracia e imprevistos, como el hallazgo el año pasado durante las obras de unos contenedores de combustible, han retrasado su ejecución, prevista si no hay nuevos contratiempos para el próximo ejercicio.

Los trabajos de construcción de la piscina de Cea Bermúdez comenzaron en verano de 2019 y prevén la instalación de un vaso de 25x12,5 metros con seis calles, además de una pista polideportiva. Será la tercera piscina de titularidad pública que tendrá el distrito, junto con las del Centro Deportivo Municipal Go Fit Vallehermoso y las Instalaciones Deportivas Canal de Isabel II.

4. Cocheras de Cuatro Caminos: BIC o no BIC

El proyecto más controvertido del distrito arranca su sexto año de andadura con la pelota, una vez más, en el tejado judicial. A mediados de 2020, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid estimó el recurso de casación presentado por Madrid Ciudadanía y Patrimonio y anuló la sentencia que avalaba la decisión de la Dirección General de Patrimonio Cultural de Madrid sobre la no pertinencia de declarar Bien de Interés Cultural (BIC) estas históricas instalaciones, por lo que deberá decidir de nuevo si estas son merecedoras de tal catalogación. Una resolución que debería conocerse en este mismo año.

En 2019 el Ayuntamiento de Madrid aprobó el Plan Parcial para transformar las antiguas cocheras de Cuatro Caminos, en una actuación urbanística que incorporaría al distrito más de 400 viviendas y recuperaría más de 40.000 metros cuadrados para los ciudadanos, con un parque de más de 17.000 metros cuadrados, entre otras dotaciones. Tras la estimación del recurso, serán de nuevo los jueces quienes activen o desbaraten la que fuera una de las primeras actuaciones aprobadas por el actual equipo de Gobierno y a la que, aunque la Justicia volviera a dar la razón, aún le quedarían aprobar los proyectos de reparcelación y urbanización, para comenzar a hacerse realidad seis años después.

5. Llegan los nuevos contratos integrales de limpieza

El distrito ya estaba sucio con Ana Botella, apenas cambió con Manuela Carmena y, de momento, sigue estando en la agenda de deberes por hacer para el alcalde Martínez-Almeida. El tiempo solo ha hecho agravar la dejadez de unos ciudadanos que van olvidando el deber cívico de mantener limpias sus calles y de un Gobierno municipal que no ha sabido cómo abordar uno de los grandes problemas de la ciudad.

Los contratos integrales de limpieza, señalados como “culpables” de la situación en los últimos años, serán sustituidos en agosto, y el Consistorio ya ha anunciado un incremento del 45% en el presupuesto para limpieza, así como refuerzos en personal, medios técnicos y mayor control para que la suciedad vaya siendo expulsada de nuestros barrios. ¿Veremos algún avance durante 2021? Esperemos.

6. Equilibrios entre ocio y descanso vecinal

El largo “equilibrio complicado” entre el derecho al descanso vecinal y el ocio ha tenido en la pandemia un nuevo elemento desestabilizador. Pese a la debacle que la crisis sanitaria ha supuesto para la hostelería, el sector ha visto un margen de viabilidad en las terrazas al aire libre, cuyas licencias municipales se han agilizado e incluso se han extendido a decenas de plazas para residentes. Una solución temporal que el pasado octubre provocó que decenas de vecinos se concentraran, debido a unas molestias que llevan años sufriendo y para la que el Ayuntamiento pide un “ejercicio de generosidad” por ambas partes.

Una solicitud que deberá ir acompañada de alguna medida concreta, para que no siga enquistándose uno de los “deberes” más longevos de Chamberí, máxime cuando la propuesta de implantar una Zona de Protección Acústica especial en el entorno de Ponzano fue rechazada el pasado septiembre por los partidos en el Gobierno municipal, pese a salir adelante gracias a la abstención de Vox.

7. Las nuevas Torres Colón 

El edificio privado que más cambiará su fisonomía durante este ejercicio en Chamberí serán las icónicas Torres Colón, cuyas obras comenzaron a finales del pasado 2020 y que no concluirán hasta el año próximo, por lo que su avance fundamental se producirá en este.

Por lo pronto, las torres obra de Antonio Lamela ya han perdido su famoso remate en forma de “enchufe”, y la Mutua Madrileña, propietaria del inmueble, pretende convertirlas en un emblema de la sostenibilidad de la ciudad, con un diseño orientado al consumo energético casi nulo, que levantará cuatro nuevas plantas, manteniendo la altura y la edificabilidad.

El proyecto cuenta con un presupuesto de 65 millones de euros y, según la propiedad, cuenta con el visto bueno de la Comisión para la Protección del Patrimonio Histórico-Artístico y Natural del Ayuntamiento de Madrid.

8. Reformas en la OAIC de Raimundo Fernández Villaverde

Una de las reformas de edificios públicos que sí se llevará a cabo durante este ejercicio será la de la Oficina de Atención Integral al Contribuyente (OAIC), ubicada en la calle de Raimundo Fernández Villaverde, 32. Con un presupuesto previsto de 450.000 euros, será la segunda inversión territorializada más cuantiosa de todas las actuaciones que prevé el Consistorio en nuestro distrito, después de la construcción de la piscina cubierta del Parque Móvil.

Esta oficina de atención tributaria presencial atiende en exclusiva con cita previa, en materias como el Impuesto sobre Actividades Económicas, Bienes Inmuebles o Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana.

9. Rescate al comercio de barrio
Si la pandemia no lo impide, el 2021 debe ser el año de la reactivación comercial, imprescindible para que las cosas regresen a como eran antes. El pasado año hemos asistido al cierre de demasiados comercios en el distrito, con el drama económico y social que ello implica. Pese a ello, la solidaridad y el espíritu de barrio de algunos colectivos han alumbrado iniciativas como las de El Bancal de Chamberí, surgido para apoyar específicamente al comercio del distrito, además de otras campañas de promoción, como las llevadas a cabo por el Celtic Castilla o la agencia Havas Group. Pero estas no pueden ser actuaciones aisladas, y tanto administraciones como los propios vecinos deberán en el año que ahora arranca asumir esa tarea de fomentar el comercio más cercano, para que el barrio se mantenga activo y dinámico, en una palabra, “vivo”.

  Votar:  
Resultado:5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos
  3 votos

Deje un comentario

Para dejar su comentario identifíquese o regístrese.